Skip to main content

La seguridad y el correcto funcionamiento de las instalaciones eléctricas son fundamentales en cualquier edificación, ya sea residencial, comercial o industrial. Para asegurarse de que todo funcione de manera óptima y segura, se utiliza un instrumento vital: el comprobador de instalaciones eléctricas o comprobador eléctrico.

Pero, ¿sabes exactamente qué es y cómo funciona? Acompáñanos en este artículo para descubrirlo. ¡Sigue leyendo! 

Seguridad Industrial

¿Qué es un comprobador eléctrico?

Un comprobador eléctrico o un comprobador de instalaciones eléctricas es un dispositivo diseñado para evaluar la integridad y seguridad de los sistemas eléctricos en edificaciones. De esta forma, estos comprobadores verifican si las instalaciones cumplen con las normativas vigentes, siendo capaces de detectar posibles fallos que puedan representar un riesgo.

Estos dispositivos son cruciales para electricistas y profesionales que trabajan con sistemas eléctricos, facilitando la detección de problemas y garantizando la seguridad en entornos eléctricos.

De manera general, un comprobador eléctrico ofrece una gran variedad de medidas, diferenciando entre el multímetro; que mide el voltaje, la corriente y la resistencia, el probador de voltaje sin contacto; para identificar la presencia de voltaje sin contacto físico, el probador de continuidad; para verificar la conexión en un circuito, y otros especializados como el probador de fase o el analizador de redes eléctricas.

Características principales de un comprobador eléctrico 

Un comprobador de instalaciones eléctricas cuenta con varias características y funcionalidades diseñadas para evaluar la integridad y el rendimiento de los sistemas eléctricos. Entre algunas de las características más comunes, desde Distron destacamos: 

  • Medición de voltaje, corriente y resistencia: El comprobador eléctrico está diseñado para medir el voltaje en diferentes puntos del sistema eléctrico con el objetivo de asegurarse de que están dentro de los parámetros seguros. Por otro lado, mide la corriente para evaluar la carga y la eficiencia de los dispositivos conectados y, por último, miden la resistencia eléctrica con el fin de identificar posibles problemas como conexiones flojas o cables dañados. 
  • Prueba de continuidad eléctrica: El comprobador eléctrico verifica la continuidad eléctrica en un circuito, siendo capaz de detectar posibles fallos.
  • Prueba de polaridad: Por otro lado, el comprobador eléctrico es capaz de verificar la correcta polaridad de los enchufes y tomas de corriente, garantizando así la seguridad de la instalación eléctrica. 
  • Funciones de medición avanzada: Algunos comprobadores de instalaciones eléctricas ofrecen funciones adicionales, como la medición de la frecuencia, la capacidad eléctrica o la temperatura, ofreciendo así una evaluación más completa de la instalación. 

¿Cómo funciona un comprobador eléctrico?

En cuanto al funcionamiento de un comprobador eléctrico, generalmente estos dispositivos operan enviando señales eléctricas a través del sistema y midiendo las respuestas. Por ejemplo, para comprobar la resistencia de aislamiento, el comprobador envía una tensión determinada y mide cuánta corriente se filtra a través del aislamiento.

Estos dispositivos caben fácilmente en el bolsillo, por lo que resulta muy sencillo acceder a ellos en primera línea de batalla para los electricistas de todos los sectores. Las aplicaciones habituales incluyen:

  • Recorridos del cableado en los conductos y en las cajas de conexiones.
  • Circuitos de alimentación que actúan con los motores (hasta 200 amperios).
  • Cuadros de distribución.
  • Sistemas de climatización.
  • Desconexiones.
  • Cajas de conductos (mediante el cable de prueba negro).

Normativa y buenas prácticas en el uso de un comprobador eléctrico

Es esencial que, al utilizar un comprobador eléctrico, se sigan las normativas vigentes en cuanto a instalaciones eléctricas. 

Estas normativas varían según el país. En España, por ejemplo, se debe contemplar el Real Decreto 614/2001, de 8 de junio, sobre disposiciones mínimas para la protección de la salud y seguridad de los trabajadores frente al riesgo eléctrico.

En cuanto a las buenas prácticas al utilizar un comprobador eléctrico, se deberían tener en cuenta tales como la verificación regular del estado del dispositivo y sus accesorios, la utilización de un equipo de protección personal, la desconexión de la energía antes de las pruebas, el seguimiento de los procedimientos específicos establecidos por el fabricante, el mantenimiento de un entorno de trabajo seguro y seco, y la insistencia en llevar a cabo un mantenimiento regular, así como las diferentes tareas destinadas a una óptima calibración.

En definitiva, el comprobador de instalaciones eléctricas es una herramienta indispensable para garantizar la seguridad y correcto funcionamiento de los sistemas eléctricos. Ya sea que optes por un modelo Fluke o cualquier otro, siempre es esencial seguir las buenas prácticas y estar al día con las normativas vigentes.

La seguridad eléctrica nunca debe ser tomada a la ligera, y contar con las herramientas adecuadas es el primer paso hacia una instalación segura y eficiente. ¿Quieres saber más? ¡Contacta con nosotros!


Contacto